estrés

Estrés

Para una visión general rápida del estrés, mira esto Video.

El estrés agudo es una señal de advertencia natural para el cuerpo que nos ayuda a responder a amenazas o cambios a corto plazo en nuestro medio ambiente. Es un mecanismo clave de supervivencia. Como respuesta fisiológica, moviliza nuestra energía en anticipación a la acción, como huir o luchar. Se puede dividir en cuatro respuestas: susto (excitación), huida (evitar el daño percibido es a menudo la respuesta preferida para luchar); pelear (enfrentar el daño) y congelar (jugar muerto y esperar que el oso / amenaza continúe). Estas etapas también se pueden aplicar a los factores estresantes diarios.

Cuando estamos saludables, tenemos la energía para lidiar con el estrés a corto plazo o agudo, por ejemplo, correr para tomar un autobús. Nuestra frecuencia cardíaca aumenta, nuestros niveles de azúcar en la sangre se alteran, nuestra transpiración aumenta para ayudar a refrescar el cuerpo mientras corremos. Estas reacciones son desencadenadas por las hormonas del estrés, adrenalina y cortisol. Cuando nos excitamos, por ejemplo, al ver nuestro autobús antes de llegar a la parada de autobús, producimos adrenalina y noradrenalina (los términos estadounidenses son epinefrina y norepinefrina) durante unos minutos para ayudarnos a movilizarnos para llegar a tiempo. Cuando termina el estrés (¡cómo no!) Nuestro cuerpo se recupera rápidamente, se restablece el equilibrio.

Si el factor estresante continúa, por ejemplo, perdemos el autobús y corremos el riesgo de llegar tarde a una reunión o fecha importante, entonces el cortisol neuroquímico se dispara para mantener los niveles de energía altos durante el tiempo suficiente para lidiar con el estrés continuo. El cortisol moviliza la energía de las reservas almacenadas en el hígado y los músculos para ayudarnos a "luchar" o "huir". El problema es que puede seguir bombeando al sistema mucho después de que haya pasado el factor estresante.

El cortisol continúa inundando nuestro sistema si tenemos muchos factores desencadenantes del estrés en nuestra vida. Hoy los factores estresantes tienden a ser psicológicos, preocupaciones sobre la posición social, las peleas familiares, el éxito económico o la soledad, en lugar de amenazas físicas como las tribus en guerra o los tigres dientes de sable. Nuestro cuerpo responde a las amenazas psicológicas de la misma manera que los cuerpos de nuestros ancestros antiguos a las amenazas físicas.

A medida que una persona se acostumbra / desensibiliza a ciertos niveles de imágenes impactantes en sitios pornográficos, necesita imágenes más excitantes y más impactantes para obtener un efecto. La ansiedad aumenta la excitación sexual que implica una mayor oleada de dopamina. Los altos niveles de cortisol en el sistema son un marcador biológico no solo de estrés, sino también de depresión.

El estrés crónico

El estrés puede acumularse debajo de nuestra conciencia. De repente, podemos sentirnos abrumados por la vida y sentirnos incapaces de enfrentarnos. No tenemos resistencia a los conflictos o problemas. Un cerebro estresado se basa en el hábito. El pensamiento creativo es muy difícil. Demasiado estrés, durante demasiado tiempo, se convierte en estrés crónico. Aquí es cuando nuestro cuerpo no puede recuperarse nuevamente como lo hace con el estrés agudo. Es lo que nos deprime, compromete nuestro sistema inmunológico, nos hace más vulnerables a los accidentes y nos deja con depresión, ansiedad y descontrol. Es entonces cuando somos más vulnerables a tomar otros estimulantes, drogas o alcohol, así como una estimulación de Internet más extrema para hacer que nos sintamos mejor y evitar el dolor.

El uso crónico de la pornografía en Internet pone un gran énfasis en la energía reservada del cuerpo y conduce a todo tipo de problemas físicos y mentales. Disregulación del eje HPA en hombres con trastorno hipersexual (2015) - Un estudio con 67 adictos al sexo masculino y 39 controles de la misma edad. El eje Hypothalamus-Pituitary-Adrenal (HPA) es el jugador central en nuestra respuesta al estrés. Adicciones alterar los circuitos de estrés del cerebro llevando a un eje de HPA disfuncional. Este estudio sobre adictos al sexo (hipersexuales) encontró respuestas de estrés alteradas que reflejan los hallazgos con adicciones a sustancias.

Cómo manejamos el estrés a través de los años es clave para nuestro bienestar y nuestras relaciones. Como hemos visto desde el Estudio de subvenciones, la adicción, la depresión y la neurosis son las principales barreras para una relación saludable y feliz.
[/ x_text] [/ x_column] [/ x_row]

El estrés cambia el foco de atención del cuerpo y el suministro de energía de las áreas centrales como el cerebro, el sistema digestivo y los órganos reproductivos con el fin de alimentar energía a las áreas que necesitan energía de inmediato para sacarnos del peligro percibido. Es por eso que con el tiempo, a menos que manejemos nuestro estrés adecuadamente y que el estrés sea inevitable, desarrollaremos afecciones digestivas como el síndrome del intestino irritable, o una memoria deficiente y la incapacidad de concentrarse por mucho tiempo. Debilitamos nuestro sistema inmunológico, atrapamos las infecciones más fácilmente y demoramos más en sanar. El estrés envejece la piel y el cuerpo.

Bajo estrés crónico, la adrenalina crea cicatrices en los vasos sanguíneos que pueden causar un ataque al corazón o un derrame cerebral, y el cortisol daña las células del hipocampo, lo que paraliza nuestra capacidad de aprender y recordar.

Individualmente, el peor tipo de estrés es la sensación de que no tenemos control sobre el problema, que estamos indefensos.

En resumen, el estrés nos desgasta.

<< Efectos físicos Un estímulo supernormal >>

Versión para imprimir, PDF y correo electrónico